La puesta en marcha de una persona

argote adn

Hasta de aquí unas semanas se puede ver la segunda exposición individual de Iván Argote en Barcelona. Se trata de La puesta en marcha de un sistema en galería ADN. Argote busca la relectura de símbolos, documentos e imágenes ideológicas del pasado para cuestionar la autoridad presente. La obra que da nombre a la exposición es un conjunto de composiciones hechas con material del archivo personal del artista. Mediante propaganda política, fotografías o retratos, se crean diferentes capas de lectura, tanto literal como figuradamente. Las estructuras buscan encontrar nuevos significados al pasado a través de los documentos históricos.

Reddish Blue (2015) se inspira en una fotografía del padre del artista, en la que se le ve a él en los años 70 enseñando a los niños a ser buenos activistas. La anécdota histórica que Argote extrae es sobre Kodak y su emulsión fotográfica, que hacía que las fotografías se volvieran rojas al envejecer. En el contexto de la Guerra Fría pareció inaceptable que los archivos de los Estados Unidos pudieran acabar siendo de ese color, de forma que la compañía desarrolló un nuevo sistema de revelado que convertía las fotografías en azules con el paso de los años.

Esto se narra con diferentes frases a través de diapositivas colocadas en un carousel. Se trata de una anécdota tan graciosa como reveladora que, sin embargo, no puede adivinarse viendo solo la pieza. En su día, fue una reflexión del presente en relación al futuro (la transformación en rojo de las imágenes), y ahora tanto la anécdota, como obra y la expo, viajan del pasado hacia nuestros días. Más que un dialogo con la historia, la muestra es una interpretación personal, donde las obras actúan como elementos de un collage histórico dentro de la galería y ponen en duda el pasado ideológico y, por tanto, también el presente.

En anteriores obras de Iván Argote como La estrategia (2012) o Two 50 years old white males having emotions (2013) se destila cierta rebeldía e interés por lo revolucionario, temas que tienen menos peso en sus obras más recientes. Es en la última obra expuesta, Activissme – Thessaloniki (2015), dónde aún se ven. Se trata de un vídeo de la intervención que busca estimular a los niños para que hagan eslóganes de protesta. Argote utiliza la energía juvenil, pre-política, para hacer algo que todavía no le es natural. Esta pieza, igual que Reddish Blue, parte una actividad que su padre hizo tres décadas antes, es decir, toda la subversión hacia lo establecido se ve trastocada por ese referente paterno que puede resultar casi irónico.

La exposición trata de rehacer conceptos políticos globales a través de elementos pequeños y cotidianos. A parte de mostrar la puesta en marcha de un sistema, simplificando ese gigante engranaje para hacer asequible su análisis, la expo podría llamarse también “La puesta en marcha de una persona”, pues todos nacemos dentro de un sistema y acabamos aceptándolo, negándolo o analizándolo desde nuestra individualidad. Y esa individualidad, que se puede entender como un microsistema, se forma partiendo de un contexto social, una familia y unos genes, como los del padre de Argote.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s