Por qué Nymphomaniac es una buena película

nymphomaniac logo

Nymphomaniac I y II causó revuelo incluso antes de su estreno: que si los actores se negaban a rodar algunas escenas de sexo, que si es muy explícita… Sí, pero nada de esto es lo más importante de este film. Más allá del marketing pre-estreno, lamentablemente la mayoría de críticas se han quedado en lo superficial del asunto, centrándose en la anécdota y simplificando hasta etiquetarla de pornográfica.

Lo que algunos hemos visto es otra cosa. Hay escenas de sexo explícito, pero resulta que también existen en el mundo real. La diferencia principal entre Nymphomaniac y una película porno es que está sumamente contextualizada. La protagonista, Joe, cuenta su vida llena de encuentros sexuales, pero a medida que conocemos al personaje eso pasa a segundo plano sin apenas darnos cuenta.

Es la historia de alguien normal cuya ¿adicción? al sexo lleva al extremo ciertas situaciones. Verosímil, creíble y profunda en la medida que es capaz de plasmar las emociones y la evolución interior de una persona. Todo ello in crescendo: una primera parte más divertida, de juventud y descubrimiento, y la segunda, mucho más seria y oscura. Ambas divididas en capítulos que consiguen sorprender, divertir y hacer sufrir según el momento.

La película tiene muchos matices y puede dar pie a muchos debates, empezando por los personajes debido a sus diferentes perfiles y el papel que ocupan en la vida de Joe. Junto a Melancolía y Anticristo forma una triada (Trilogía de la depresión) que habla sobre feminidad, instintos primarios, desesperación y destrucción entre otros.

Como en otras películas de Von Trier, refleja dudosa fe hacia el ser humano y se pone en el punto de mira a la sociedad, como por ejemplo, en Los idiotas. Tras verla entera, para mi uno de los grandes mensajes de la película es “el problema lo tienen los demás”, igual que lo tienen cuando una mujer decide abortar o alistarse a la marina. Ser ninfómana puede ser un problema, como cualquier otra adicción, pero también puede no serlo. Puede que sea un problema sobretodo para la sociedad, que ningunea a los que son diferentes incluso cuando dice no hacerlo. Cuando una es etiquetada como ninfómana deja de ser considerada un ser humano con criterio y emociones. Sólo es una ninfómana.