Matta-Clark en movimiento

Matta-clark, thomas schulte

Este fin de semana es el Gallery Weekend de Berlín y ha sido también mi primera toma de contacto in situ con las galerías de la ciudad. Entre las que tenía que ver inevitablemente estaba Thomas Schulte, por dos razones. La primera, porque la conozco de verla en ferias desde hace años y siempre me gusta lo que exponen, y la segunda es que inauguraban ayer con Matta-Clark. 

El espacio es enorme incluso para lo que me esperaba. Matta-Clark lo comparte con Dieter Appelt y hay que decir que los dos conviven bastante bien por sus temáticas relacionadas con el cuerpo y su entorno. Sin embargo y pese a la enorme escultura de Appelt de cinco metros de alto, Matta-Clark es el protagonista con varios vídeos. Intervenciones, experimentos, juegos con amigos: todos entre el documento y la obra, de gran interés al ser entendidos como un todo junto a sus trabajos más conocidos.

Estas grabaciones, lejos de mostrar los característicos edificios recortados del artista, ofrecen otras facetas. En uno aparecen bailando con unos paraguas de colores por la calle, consecuencia de la lluvia que cayó el día de la inauguración de la estructura Open House en Nueva York. En otro (Tree Dance) trepan por árboles utilizando cuerdas y escaleras. En Chinatown Voyeurs juega con el interior y el exterior examinando el skyline y la intimidad de los apartamentos del barrio Chinatown de Nueva York. 

Algunos considerados piezas en sí mismos y otros documentos paralelos, todos ellos dejan ver el trasfondo de la obra de Matta-Clark y las motivaciones que le hicieron cortar casas. Expuestos todos juntos muestran el carácter performativo del artista y su interés por lo social en relación con el espacio y la arquitectura. Es Matta-Clark en todo su esplendor en una exposición que explica lo esencial de él sin decir casi nada mediante la palabra. 

Anuncios